No va a ser fĂĄcil conseguir que su perro se lleve la correa. DespuĂ©s de todo, tu mascota se da cuenta de que en algĂșn lugar es un control sobre su libertad. Su perro se resistirĂĄ, de una forma que nunca imaginĂł, presentando riesgos mayores para uno mismo.

La paciencia es la clave aquĂ­. Es mucho mĂĄs fĂĄcil entrenar a un cachorro para que use la correa que un perro adulto. Sin embargo, estos son algunos consejos que podrĂ­a utilizar.

1. Elige el collar y la correa adecuados.

Todos pueden parecer iguales, pero hay uno para cada tipo de perro. Un collar de nylon y una correa planos y livianos funcionan mejor para cachorros. Siempre puedes actualizar mås tarde. El collar no debe estar demasiado suelto ni demasiado apretado. ¿Cuål es el tamaño correcto? Debería poder insertar demasiados dedos en el collar, fåcilmente.

2. Preséntale el collar y la correa.

Ahora que has elegido el collar correcto, debes conseguir que lo use. Deslízalo suavemente alrededor de su cuello mientras juegas o cuando comes. El punto es tener algunas distracciones para desviar la mente del nuevo elemento. Después de esto, si se da cuenta del collar y trata de quitarlo, distraerlo sacando un juguete favorito u ofreciendo algunas golosinas.

DespuĂ©s de que su compañero peludo se haya familiarizado con el collar, coloque la correa. Sin embargo, no tirar al final. La tensiĂłn puede causar que tenga una rabieta o rechazo. DĂ©jalo jugar con el extremo suelto. AsegĂșrese de supervisar siempre a su mascota si Ă©l estĂĄ corriendo, pierda la correa para evitar enredos.

Cuando comiences, no esperes usar a tu mascota para usar el collar y la correa por mucho tiempo. Siempre trate de asociar el collar y la correa con algo positivo.

3. Alabanza y recompensa –

Por cada vez que tu perro obedece tu orden, recompénsalo con una golosina. Este tipo de refuerzo positivo realmente facilitarå el proceso de entrenamiento de la correa. Puede ofrecer viajes cuando él camina en el talón, cuando no se lanza o cuando no tira del collar. Mantenga los viajes pequeños, ya que demasiada comida también podría ser una gran distracción. Mantenga la golosina a un nivel accesible para que su cachorro o perro no salte por ella.

4. LlĂĄmalo para que venga.

Mientras juegas con tu perro, levanta la correa y tira suavemente de ella, mientras le ordenas que venga a ti. Puede sujetar el extremo de la correa y pararse suavemente o arrodillarse y acariciarlo. Puedes usar señales verbales para ayudar a tu mascota a entender lo que viene.

Una vez que hayas conseguido que venga a tus órdenes, puedes practicar la correa suelta paseando a tu perro con la correa puesta. Haz que camine a tu lado lentamente. Detente después de unos pocos pasos, haz que se siente y dale una recompensa. Puede reducir gradualmente las recompensas, como darle una recompensa después de cada segunda parada.

Ahora es el momento de sacar a tu perro; Primero tu patio y jardĂ­n y luego el parque pĂșblico. Si su perro intenta saltar o tirar, detĂ©ngase para indicar que el comportamiento no estĂĄ aprobado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here