La mayor√≠a de nosotros hemos soportado el dolor de perder a una mascota querida en alg√ļn momento de la vida y, dependiendo del tipo de relaci√≥n que tengamos con nuestra mascota, medir√° indudablemente la cantidad de dolor que sufrimos despu√©s de la p√©rdida. Algunas personas desarrollan un v√≠nculo sustancial a lo largo del tiempo con su mascota, mientras que otras solo disfrutan de tenerlas cerca y, por lo general, se recuperan del dolor con bastante rapidez. Incluso pueden reemplazar a su mascota amenazada de inmediato para ayudarles a encontrarse y salir del proceso de duelo m√°s r√°pidamente. Cada uno tiene su propia forma √ļnica de hacer frente a la p√©rdida de mascotas.

La p√©rdida de un compa√Īero animal especial puede dejar una angustia devastadora y la mayor√≠a de las personas sufrir√°n en silencio por temor a no ser tomados en serio solo porque la p√©rdida no fue una p√©rdida humana. Hoy en d√≠a, hay muchas personas en situaciones en las que sus mascotas significan todo para ellos como cualquier ser humano. Muchos han sido decepcionados por quienes los rodean all√≠ antes de recurrir a un animal por amor y compa√Ī√≠a incondicionales y como confidentes. Esto es bastante normal ya que los animales tienen cualidades que nuestros compa√Īeros humanos no parecen indicar.

Los animales de compa√Ī√≠a ahora se han convertido en una parte aceptada de nuestra familia y cuando una mascota fallece, sentimos eso como tal. Perd√≠ a mi mascota lagarto hace solo un a√Īo, y el dolor que sent√≠a era tan inmenso que ya no quer√≠a continuar. Sent√≠ que lo mejor que pod√≠a hacer por m√≠ mismo y en nombre de mi mascota fallecida fue escribir sobre la p√©rdida por el dolor de mascotas y convertirme en un “Asesor de p√©rdida de mascotas”, en el que solo empec√© a estudiar en una universidad en l√≠nea. El v√≠nculo que tuve con mi lagarto mascota fue muy profundo.

Nuestras mascotas o como prefiero llamarlos “miembros de la familia” nos ense√Īan mucho sobre nosotros mismos si estamos abiertos a permitirles que nos eduquen. Incluso despu√©s de pasar al esp√≠ritu, las lecciones en s√≠ mismas son m√°s v√≠vidas y reales. El dolor desgarrador por la p√©rdida de una mascota no es algo para ocultar o ser acusado. Las mascotas son nuestra familia y nos lamentamos por ellas de esa manera. Hay grupos a los que puedes unirte en las redes sociales como Facebook. Esto le da al cuidador de mascotas en duelo la oportunidad de expresar su justificaci√≥n en un entorno social seguro y sin prejuicios

Ahora vivimos en un mundo muy diferente del que era hace veinte a√Īos, nadie necesita reprimir sus emociones por m√°s tiempo por temor a ser ridiculizados o burlados. Los animales no est√°n calificados como “solo mascotas”, sino que son nuestros mejores amigos, nuestros confidentes y, sobre todo, nuestros mentores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here