Hoy asistimos a una boda de una joven muy especial. A lo largo de la boda y la recepci√≥n me puse a pensar en la cantidad de j√≥venes con los que hemos trabajado y que conocimos a lo largo de los a√Īos, de muchas maneras diferentes. Una forma, por supuesto, es trabajar con ellos para tratar de conectarse con los caballos.

S√© que cuando muchas personas obtienen su primer caballo, es un poco como la etapa de la luna de miel del matrimonio, cuando estamos tan emocionados con lo maravillosos que estamos juntos que no nos ponemos no observe las cosas que podr√≠an crear problemas m√°s adelante, o creemos que esos problemas “nunca nos suceder√°n”. Cuando hacemos consejer√≠a matrimonial y de compromiso, a menudo decimos que las cosas que nos atraen el uno al otro son a menudo las mismas cosas que nos molestan y pueden separarnos despu√©s de la fase de luna de miel.

Al igual que las relaciones matrimoniales, nuestras relaciones con nuestros caballos tendr√°n desalientos y contratiempos, momentos de desilusi√≥n y preguntas sobre c√≥mo esa persona podr√≠a ser tan mala, o c√≥mo podr√≠a ese caballo golpearme con la cabeza o pisar. mi dedo del pie o sobresaltado en esa roca. Este des√°nimo proviene del pensamiento: “ bueno, √©l o ella no era as√≠ cuando est√°bamos saliendo o el caballo no era as√≠ cuando lo prob√© ''. fuera y lo compr√≥. Una de las frases comunes que escuchamos es “√Čl o Ella simplemente no lo entiende”. Escuchamos esa declaraci√≥n, tanto en la relaci√≥n matrimonial como en el caballo & amp; relaciones personales; – Supongo que lo escuchamos en todas las relaciones en alg√ļn momento.

Hay una serie de cosas que realmente me dan los pelos de punta, pero una en particular, es el crecimiento. Me encanta ver el crecimiento, en las personas, en los matrimonios, en las relaciones, en m√≠ mismo y, por supuesto, especialmente con las personas y sus caballos. ¬°S√© que a veces como entrenadores e instructores nos molestamos m√°s con las personas que con los caballos! “Simplemente no lo entienden”, creo, porque me olvido de las relaciones que estamos construyendo. Estamos trabajando con personas y caballos. He tenido algunas mujeres j√≥venes que vinieron a m√≠, a lo largo de los a√Īos, llorando porque pensaban que su caballo las amaba. Se preguntan “¬Ņpor qu√© me har√≠a da√Īo?” Dicen “ ¬Ņpor qu√© no gan√≥ '' 39; ¬Ņno me escucha o me presta atenci√≥n? Estaban listos para rendirse, bastante, o conseguir un nuevo caballo. La alegr√≠a para m√≠ es ayudarlos a comprender que esta es una gran oportunidad de crecimiento tanto para usted como para el caballo, (ahora no lo digo en voz alta porque me miran un poco extra√Īo cuando ¬°Dilo!) Cuando comienzan a trabajar en los temas, las cosas cambian y el crecimiento ocurre. Lo primero que preguntamos es: ¬Ņest√°s leyendo el caballo? ¬ŅQu√© crees que te est√° diciendo? ¬ŅEstaba asustado? ¬ŅEstaba haciendo lo mejor que sab√≠a con lo que sabe? ¬ŅLe duele? Que le estas diciendo Me pregunto cu√°ntas veces en nuestros matrimonios si hici√©ramos preguntas similares, si obtuvi√©ramos respuestas que nos ayudar√≠an a ver las situaciones de manera diferente, y trabajar mejor esas situaciones, y nos dar√≠an la oportunidad de crecer en nuestro matrimonio.

Lo que fue especial para m√≠ acerca de este matrimonio hoy fue el compromiso de estos j√≥venes con el Se√Īor. Nuestro Se√Īor es el mejor instructor en matrimonio, relaciones y crecimiento que existe. Dios nos dio el matrimonio como el mejor ambiente de aprendizaje para que crezcamos en lo que √Čl quiere que seamos. Lo que fue a√ļn m√°s sorprendente fue ver que ambos grupos de padres hab√≠an usado el mismo instructor y hab√≠an crecido sus matrimonios con el mismo libro. Para m√≠ era obvio que estas familias se hab√≠an tomado el tiempo de aprender de su instructor y aplicaron la ense√Īanza a sus matrimonios.

Hay algunas cosas que no me dan las cálidas pelusas sino sentimientos de vacío y tristeza. Cuando veo matrimonios en los que uno o ambos socios no intentan crecer y cambiar, cuando algo no crece, muere. Cuando veo esto con los caballos y las personas que los poseen, tengo la misma sensación, lo mismo con cualquier relación que deja de crecer y muere.

Creo que uno de los mayores deseos de Dios es hacer crecer las relaciones. La primera relaci√≥n es con Dios mismo. Jes√ļs or√≥ en el jard√≠n de Getseman√≠. John 17: 20 – 23 NIV – Por favor, busque estas escrituras para ver todos ellos en contexto completo. Solo se nos permite tener 5 l√≠neas de texto citado en un art√≠culo.

Que sean llevados a la unidad completa para que el mundo sepa que me enviaste y que los has amado como t√ļ tambi√©n me has amado.

¬ŅSab√≠as que en Mateo, Marcos, Lucas y Juan Jes√ļs se refiere a s√≠ mismo como el novio? Aqu√≠ est√° lo que dijo Juan el Bautista cuando se complet√≥ su ministerio y Jes√ļs El ministerio estaba comenzando. Juan 3: 28 – 30 NIV

Yo no soy el Cristo, pero soy enviado delante de él. La novia pertenece al novio. ''

Mi pregunta es: ¬Ņqui√©n es la novia que pertenece al novio de Jes√ļs? Hechos 20: 28 NIV “ Sean pastores de la iglesia de Dios, que compr√≥ con su propia sangre '' – 1 Cor 6: 19 – 20 NIV No eres tuyo; fuiste comprado a un precio. ''

Pablo dice en Ef 5: 25 Р28 25 NIV Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia . & Quot;

En la mayor√≠a de los casos con los que hemos trabajado, en una relaci√≥n de caballos y personas, el caballo siempre est√° dispuesto a trabajar en ello. Es la persona que renuncia primero. ¬ŅPor qu√© crees que es? No es una pregunta que pueda responder, pero cada persona debe responderla por s√≠ misma. Tal vez se pueda encontrar la respuesta si nos familiarizamos con el manual de relaciones y escuchamos al instructor de relaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here